Rejuvenecimiento Volumétrico

El conjunto facial sufre a partir de cierta edad una reducción del volumen por disminución de líquido, por adelgazamiento de la piel, por pérdida de tejido adiposo, por atrofia muscular e incluso por reabsorción del marco óseo facial por un proceso similar a la osteoporosis, fenómeno tan común en otros huesos del cuerpo. Muchas veces no basta corregir una arruga o estirar la piel para rejuvenecer y se hace necesario restaurar el volumen perdido, ya sea en labios, en pómulos, en contorno de sienes o incluso en contorno de ojos, ya que hay personas en las que el correr del tiempo la reabsorción de tejidos se evidencia con “ojo hundido senil”. El material de elección para relleno es el tejido adiposo, ya sea enriquecido o no con células madre.

The message will be closed after 20 s
Ajax Loading